Principio de “legalidad” vs. principio de “oportunidad” en la Justicia Argentina.

Resultado de imagen para justicia

En nuestro País, lamentablemente debo decir existen grandes carencias institucionales en los organismos encargados de administrar justicia. Estas carencias se observan en la práctica, en la falta de recursos estructurales, de personal, como así también de recursos tecnológicos que permitan acelerar los procesos de investigación, principalmente en el ámbito penal. Para ir comprendiendo a lo que nos estamos refiriendo, primero debemos definir algo muy importante:

“El Ministerio Público Fiscal es parte fundamental en la administración de justicia, compuesta por el Poder Judicial (integrado por jueces, juezas, funcionarios, funcionarias, empleados y empleadas) y los Ministerios Públicos: Fiscal y de la Defensa. En su conjunto, conforman las tres partes fundamentales en un proceso judicial. Asimismo, el Ministerio Público Fiscal es un órgano independiente dentro del sistema de administración de justicia(…) “el Procurador o la Procuradora a cargo del Ministerio tienen la facultad de definir cómo se persiguen determinados delitos que pueden tener una relevancia mayor en la defensa de los intereses generales de la sociedad. Por ejemplo, aquellos que atentan contra la vida, contra la humanidad, los vinculados al narcotráfico, a la violencia institucional, o al lavado de dinero, por mencionar algunos. Por eso es que en la estructura del MPF se conformaron unidades especializadas, que tienen como fin mejorar el desempeño en el trabajo. Ello requiere sí o sí un Ministerio ágil y abierto a los cambios que la realidad va demandando de modo constante (…). A su vez, los y las fiscales, en los procesos penales, son quienes llevan adelante la investigación de los delitos” (1).

Como observamos en la definición precedente, el llamado Ministerio Público es quien tiene la función investigar los delitos que “tienen una relevancia mayor en defensa de los intereses generales de la sociedad”. Y aquí vamos al punto en cuestión: El principio de legalidad. En nuestro código penal, el art. 71 dice: “sin perjuicio de las reglas de disponibilidad de la acción previstas en la legislación procesal, deberán iniciarse de oficio todas las acciones penales, con excepción de las siguientes: Las que dependieran de instancia privada; y las acciones privadas”. Si bien en nuestra legislación Argentina se están modificando los Códigos Procesales Penales con respecto a esta materia (ver mas abajo), en la práctica se utiliza poco. Citando a Cafferata Nores (2), podemos decir que “La realidad indica que en el mundo de hoy no hay sistema judicial que pueda dar tratamiento a todos los delitos que se cometen; ni siquiera a los que él ingresan”. Ante esta crisis de la que venimos hablando, surge una discrepancia entre la vigencia del principio de legalidad y la realidad que hoy día viven nuestros tribunales, no cabiendo a mi entender otra alternativa válida, para ayudar a solucionarla, que bregar por la aplicación del “principio de oportunidad”.

DISPONIBILIDAD DE LA ACCIÓN EN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL DE LA NACIÓN LEY 27.063 (4).

Artículo 31.- Criterios de oportunidad. Los representantes del Ministerio Público Fiscal podrán prescindir total o parcialmente del ejercicio de la acción penal pública o limitarla a alguna de las personas que intervinieron en el hecho en los casos siguientes:

 a) Si se tratara de un hecho que por su insignificancia no afectara gravemente el interés público;

 b) Si la intervención del imputado se estimara de menor relevancia, y pudiera corresponder pena de multa, inhabilitación o condena condicional;

 c) Si el imputado hubiera sufrido a consecuencia del hecho un daño físico o moral grave que tornara innecesaria y desproporcionada la aplicación de una pena;

 d) Si la pena que pudiera imponerse por el hecho careciera de importancia en consideración a la sanción ya impuesta, o a la que deba esperarse por los restantes hechos investigados en el mismo u otro proceso, o a la que se impuso o se le impondría en un procedimiento tramitado en el extranjero.

¿ Ahora, que quiere decir el principio de oportunidad ?

Según Adrian Marchisio (3), este principio “consiste en la facultad que posee el órgano público encargado de la persecución penal, de prescindir de ella por motivos de utilidad social o razones de política criminal”. Es decir, que si se incorpora de manera práctica este principio, permite discernir y descongestionar el tan congestionado sistema de justicia penal. Vamos a dar un ejemplo práctico para que se entienda mejor el concepto: A una persona determinada le roban su vehículo, sin violencia física, es decir simplemente un delincuente desconocido violenta la puerta del auto y se lo lleva. El dueño del vehículo cuando sale a la calle no lo encuentra. A las pocas horas o días, el vehículo aparece. Aquí comienza un circuito que el dueño del vehículo debe transitar bastante molesto, ya que lo que realmente quiere es recuperar su vehículo por una cuestión de necesidad. La policía que encontró el vehículo, espera que efectivos del área científica se acerquen al lugar donde se encuentra para que se realicen pericias (tomas de fotos y búsqueda de huellas). Luego de esta tarea, el efectivo policial lo debe llevar a la comisaría para que le hagan las pericias numéricas (es decir la verificación si los números de motor y de chasis no han sido adulterados). Luego, se comienza a instruir el sumario y después que el dueño presente toda la documentación pertinente se haga efectivamente la entrega del vehículo. ¿Saben cuanto tiempo puede pasar desde que el vehículo aparece hasta que se entrega a su legítimo dueño?. Días e incluso semanas. Ahora bien, ¿ si usted es el dueño del vehículo sustraído, que es lo que quisiera?. Primera opción: Que le devuelvan lo antes posible el vehículo si ha sido encontrado. Opción 2: Que el seguro se lo abone si el vehículo no ha aparecido. Si aquí el Fiscal, aplicara el principio de oportunidad, simplemente con la presentación de los papeles por parte del titular se entregaría el vehículo y estos tan dilatados tiempos serían bastante mas escuetos. Para que se entienda, ese Fiscal, no sólo tiene que investigar ese hecho, sino también un robo calificado con armas, un suicidio y un homicidio, entre otros, todo al mismo tiempo. Esto es lo que hoy se plantean catedráticos de la materia penal en cuanto a la reforma necesaria para hacer uso efectivo de esta importante herramienta procesal. Países como Inglaterra, Alemania, Italia, Costa Rica, entre otros ya aplican este sistema, porque con el tiempo han comprobado fácticamente que es imposible que un sistema de justicia penal pueda investigar todas las causas que se presenten, simplemente es una utopía. El problema principal es que las “causas graves” y que realmente se necesita una rápida respuesta, sufren estas consecuencias. Todos los organismos que se encuentran operando sobre todas las causas deben; investigar los delitos menores y las causas complejas. Esto se traduce en que en las causas complejas se demore mas tiempo en llevarlas adelante e incluso por la tardanza en la investigación no lleguen a un resultado realmente satisfactorio. Aquí creo que se encuentra la mayor problemática. Pienso…¿ no sería bueno que realmente empecemos a tomar conciencia en que todos los delitos no se pueden investigar al mismo tiempo y empezar a pensar en una justicia de “prevención”?. Es decir, trabajar mancomunadamente con otros organismos del estado para abordar la problemática de prevenir justamente la comisión de todos los delitos. Si bien claramente están en procesos de modificación con respecto a esta temática, habrá que ver cuando se verán los resultados en la práctica diaria y cuando efectivamente se empiecen a aplicar estos criterios. Hoy por hoy, los fiscales piden por las dudas…después veremos…

 

Fuentes:

(1) Ministerio Público Fiscal

(2) Cafferata Nores Ob. Cit., p. 8.

(3) Gimeno Sendra, Moreno Catena y Cortés Dominguez, en Derecho Procesal-Procesal Penal, Tirant lo Blanch, Vañlencia 1993.

(4) Código Procesal Penal de la Nación Argentina.

 

Notas recomendadas:

Apenas el 4% de las causas penales son elevadas a juicio.

La víctima y el principio de oportunidad.

 

 

Anuncios

Jornadas de capacitación a la PDI de Rosario.

                DSC_2312

                   El día 20 y 21 de marzo del corriente, tuve la suerte de ser uno de los entrenadores de una capacitación llevada a cabo mediante un convenio educativo firmado entre la Universidad Siglo 21 y el Ministerio de Seguridad de Santa Fe. Dicha formación estuvo dirigida a un grupo selecto de miembros de la Policía de Investigaciones (PDI) de la ciudad de Rosario. En la primera jornada, abarcamos las distintas herramientas y análisis que se necesitan para el ámbito de la Accidentología Vial y para la Balística Forense. Además se brindaron algunas técnicas de análisis en la escena de un crimen acerca de la forma de observar, preservar y recolectar los distintos indicios hallados, asegurando una correcta cadena de custodia. Fue significativo la participación de sus miembros ya que permitió intercambiar experiencias, formas de trabajo e ideas para llevar adelante en pos de mejorar la tarea técnica en el lugar de un hecho criminal.

DSC_2307

                      La segunda jornada fue bastante mas intensa, ya que se diseñaron distintos escenarios simulados para que mediante el trabajo en equipo, los cursantes pudieran realizar el relevamiento del lugar. Toda esta actividad fue dirigida constantemente por mis colegas y yo, y también fue videofilmada por el coordinador del equipo que intervenía a través de una GoPro, para observar que es lo que se puede corregir y mejorar. Además de esta actividad, se trató de simular la participación y consulta constante por parte de una autoridad judicial (Fiscal), desarrollando esta tarea con gran ingenio mi estimado colega, el Dr. Néstor Caillet-Bois. Ambas jornadas estuvieron acompañadas por el Director de la carrera de “Técnico en Investigación de la Escena del Crimen” de la Universidad Siglo 21, el Lic. Javier Chilo y autoridades del Ministerio de Seguridad Provincial.

IMG-20170320-WA0011

                            Sin lugar a dudas que este tipo de entrenamiento teórico-práctico, enseñado por profesionales con demostrada experiencia, mas el apoyo continuo de una institución universitaria e instituciones públicas abocadas a la tareas de seguridad; son claramente la manera y la forma correcta de capacitar al personal que se encuentra con el delito, como se decir en mis charlas: face to face (cara a cara) de manera constante.

DSC_2300

                      Los equipos que deben realizar una tarea científica en el lugar de un hecho criminal, deben tener adquiridos los más avanzados conocimientos no solos de su especialidad, sino de toda la Criminalística. Deben entrenar en situaciones simuladas, donde los instructores les propondrán las más insólitas situaciones, ya que como sabrán, todo hecho es diferente. Este constante desafío a los que se encuentran estos hombres y mujeres, son los que debemos reforzar con conocimiento, liderazgo, trabajo en equipo y las más modernas técnicas y herramientas disponibles para llevar adelante esta importante y delicada tarea. Celebro esta capacitación y espero que se siga haciendo, ya que el saber…no ocupa espacio !!!. Saludos !.

La importancia de la antropología forense en la investigación Criminalística 

La capacitación es algo que me fascina al igual que lograr perfeccionarme cada día más en mi importante tarea de la investigación criminal. Y no es para menos, ya que, la función de “investigar científicamente” una escena criminal y encontrar a su autor en virtud a los indicios (que luego deberán lograr el rango de “prueba”) es una tarea seria, y que demanda una gran responsabilidad, ya que la sociedad demanda continuamente de profesionales cada vez mas avezados y que se encuentren un poco mas adelante de los pasos del delincuente. Y entre esas tantas capacitaciones,  que mas de una vez me han dejado con cansancio mental y peso en los ojos, esta vez le tocó a la antropología forense. Y acerca de esto les comparto un artículo que escribí para la Universidad que hizo posible gran parte de ese entretenimiento. Espero que les guste y les sirva… Un saludo. 

Huesos que hablan – Universidad Siglo 21

Reingeniería en instituciones públicas

reingenieria02Una costumbre bastante argentina, resulta de que nuestras instituciones públicas siguen funcionando como en la década del ´80 o incluso antes, y aquí se plantea siempre el siguiente interrogante: ¿Está bien que eso sea así ?. La respuesta mas clara resulta ser que no. Sucede que lamentablemente en nuestras instituciones, quienes tienen la función de dirigirlas, por lo general son personas designadas por amiguismo con el gobierno político de turno y la independencia de poderes no resulta real, es sólo una utopía ficticia. Los casos son muy numerosos, pero podemos tranquilamente mencionar que en nuestro país, las autoridades del ministerio público, citando por ejemplo el caso del Fiscal General, es una decisión del Gobernador. Evidentemente este nuevo funcionario estará vedado por determinadas decisiones que decida acerca del funcionamiento operativo de esta pata tan importante del Poder Judicial. Ahora bien, es posible revertir esta situación y tantas otras ?. La respuesta es sí.

Para la designación de este tipo de autoridades y mediante la implementación de la tecnología disponible actualmente, resulta factible que los ciudadanos “voten”, a todas las autoridades. Nadie sabe por qué se sigue votando sólo a las autoridades del poder ejecutivo y no a muchas importantes cargos de los otros poderes del Estado. Hoy, tranquilamente la población podría una vez cada dos, tres o cuatro años, dirigirse a la comisaría de su barrio o a una escuela cercana, o incluso a hacer su votación por carta para finalmente poder votar a los fiscales generales, las autoridades policiales, educativas y de salud. Estos órganos sabemos que son claves para el normal desenvolvimiento de un país serio, y que mejor sería, que por ejemplo, 90 días antes de la votación, se publiquen en páginas oficiales, los currículos, logros, gestiones, proyectos, equipo de trabajo y tantas otras cosas más, para que realmente el más idóneo y preparado pueda asumir tan importante cargo.

Es siniestro seguir creyendo que las cosas funcionan mejor, si las autoridades de turno eligen a determinadas personas, donde lamentablemente en mucho de los casos, por cuestiones de amistad, compromiso, corrupción o tantas otras, resultan ser siempre más importantes que la preparación, idoneidad y profesionalismo requerida para determinados cargos jerárquicos institucionales.

Vivimos en un País que resulta ser democrático sólo de manera “parcial”, ya que hay muchas injusticias que nada tienen que ver con la democracia y que el sólo hecho de ser “obediente” muchas veces resulta ser un factor fundamental para el cargo. No sería bueno que se discuta la diferencia de pensamientos, las distintas formas de lograr mejorar determinadas instituciones aunque para ello haga falta un presupuesto mucho mas elevado del disponible o la participación de mayores agentes de control para permitir que la mejor idea sea la realmente viable?. Existirá alguien alguna vez, que se proponga a desafiar al sistema y realmente pueda cambiar significativamente instituciones claves? No sucederá que alguna vez nos contagie el efecto “Trump”, donde todo parecía estar cantado y en realidad, todo cambió de un momento para otro ?. Esperemos que alguna vez suceda, por supuesto que para bien y para el verdadero cambio significativo que la sociedad demanda a muchas instituciones de bien público, y que empecemos a plantearnos que debe obligadamente hacerse una reingeniería de instituciones estancadas por el tiempo y la inoperancia humana.

_20160903_185814Hola, te doy la bienvenida a mi página oficial y espero que aquí podamos compartir noticias, novedades e ideas que tiendan a mejorar el sistema científico de investigación criminal. Gracias por participar y espero que sea de tu agrado. Saludos !!!

Sinceramente, Ariel Fuentes.